Casa Alfonso

Calle Garcilaso de la Vega, 1-C 03189 Dehesa De Campoamor España Mapa
Precio medio 45 €
9 /10
9 opiniones

Sobre el restaurante Casa Alfonso

Si quieres disfrutar de la gastronomía mediterránea y la cocina de autor, visita Casa Alfonso, emplazado en la Dehesa de Campoamor, Alicante. Platos creativos y originales elaborados con productos de alta calidad y temporada, digno de los paladares más exigentes. Casa Alfonso os dejará gratamente sorprendidos.

Precios del restaurante

Precio medio a la carta
45 €
(precio medio a la carta sin bebida: entrante/principal o principal/postre)
Precios por persona con IVA incluido. Los precios, platos y composición de los menús son susceptibles de cambiar. Los precios que aparecen no tienen aplicada ninguna promoción.

Cómo llegar al restaurante Casa Alfonso

Sobresaliente
9 /10
Sólo los clientes que acudieron al restaurante después de reservar con ElTenedor pueden dejar su opinión.
  • 10
    3
  • 9
    3
  • 8
    1
  • 7
    2
  • < 7
    0
Cocina
9
Servicio
8,7
Ambiente
9,3
Calidad-precio
Correcto
Nivel de ruido
Muy tranquilo
Tiempo de espera
Bien
2/9 opiniones
Manuel G.
Conquistador/a
(5 opiniones)
Valoración media
9 /10
Cocina
10
Servicio
8
Ambiente
8
  • Fecha de la comida : 1/5/2016
Magnífica experiencia. Tomamos el menú más largo con maridaje y todos los platos fueron de gran altura. Pedimos un cambio sobre la marcha por intolerancia y la sustitución fue inmediata y de nivel similar.
Echamos en falta un vino dulce o copa de cava en los postres, lo que no modifica una alta calificación.
Juan P.
Rey Gourmet
(36 opiniones)
Valoración media
7 /10
Cocina
8
Servicio
6
Ambiente
6
  • Fecha de la comida : 11/7/2015
Conocimos Casa Alfonso hace 15 años, cuando íbamos a ver a Abu a Campoamor. Eran tiempos de comedores llenos, de servicio abundante y eficaz. Pedro, el maître; el magnífico -aunque algo altivo- sumiller, que ahora oficia con QDacosta...
La crisis y sus zarpazos. La tan agradable zona del jardín se destina ahora a otro espacio, de "gastrobar". Las camareras, voluntariosas, pero...digamos inexpertas.
Nos vieron sudar a chorros, y no hubo manera.... El maridaje de vinos consiste en un divorcio enológico sin propósito definido.
Seamos indulgentes. Aún está la mano alfonsina en la cocina, y eso se nota. La ijada de atún -¡ya casi no se encuentra!- estaba en su punto exacto. Igual que el magnífico solomillo, que nuestros hijos recuerdan siempre con las patatas "de traviesa de tren". El rodaballo anisado, fenomenal.
Eso es lo que, en definitiva, cuenta más. ¡Vete, crisis, para que vuelva del todo casa Alfonso!
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.